Desarticulada en Colombia red que usaba territorio ecuatoriano para exportar droga

La Policía colombiana desarticuló una red transnacional dedicada al tráfico de cocaína y marihuana, y que utilizaba el territorio ecuatoriano para sus envíos. En el operativo fueron detenidas 14 personas, todas de nacionalidad colombiana, luego de once meses de investigaciones. Según el parte oficial, las pesquisas iniciaron tras el decomiso en costas de Panamá de 300 kilos de cocaína y 400 de marihuana qu eran transportados en una embarcación a la que le habían instalado motores fuera de borda. En el lugar se aprehendió a los tres tripulantes de la nave, quienes habían partido días atrás desde la costa del Pacífico colombiana. Son ellos “Jhonatan”, “Juancho” y “Emilson”. Las investigaciones permitieron que la Interpol emitiera desde 2017 una circular azul cuatro miembros de la banda, identificados con los alias de “Mauricio”, “Orland”, “Edward” y “Alex”. La captura de la red se produjo el fin de semana en territorio colombiano, donde fueron allanadas varias viviendas y se decomisaron droga y armas, entre otras evidencias. La investigación determinó los roles que desempeñaban los integrantes dentro de la organización; desde expertos carpinteros hasta transportadores eran contratados por los líderes de la banda. “Orland” financiaba la compra del estupefaciente, viajaba desde la ciudad colombiana de Palmira en una camioneta de alta gama hasta las poblaciones de Corinto y El Palo, en el departamento de Cauca, para adquirir marihuana. A esta actividad ilegal vinculó a su sobrino, alias “Mauricio”, para hacer los pagos a los productores. Periódicamente viajaban a Cali en donde coordinaban el arriendo de bodegas muy ceca a las centrales mayoristas, donde acopiaban la droga. “Mauricio” a su vez financiaba la compra de clorhidrato de cocaína que adquiría en laboratorios de Cauca y Nariño, ordenaba a “Pablito” que la ocultara en caletas subterráneas hasta que pudiera ser embarcada en lanchas rápidas. “Alex” en compañía de “Dani” se encargaban en la ciudad de Palmira de conseguir expertos carpinteros fabricantes de muebles para hacer trabajos por encargo. Ofrecían gruesas sumas de dinero y ordenaban el diseño de muebles en madera fina, en donde ocultaban la droga. Desde armarios con doble pared, hasta bases de cama con cavidades, hacían parte de los métodos de ocultamiento usados por la organización. “Alex” y “Daniel” custodiaban la droga en una bodega. Al momento de su captura portaban una pistola 9 mm marca Jericho con 9 cartuchos y un proveedor, y una escopeta masca Mossberg calibre 12.


La comunicación entre los integrantes de la organización se daba a través de en mensajes de texto vía celular. “Pablito” se encargaba de trazar las rutas para trasladar la droga hasta el litoral pacífico en Tumaco o Buenaventura, en vehículos de carga tipo furgón. Según la Policía, algunas veces contrataban los servicios de mensajería para recoger los muebles ya contaminados, estos iniciaban su ruta por la vía Panamericana hasta la frontera con Ecuador. Allí “Pablito” se encargaba de la entrega para que siguiera en tránsito hasta Guayaquil, donde era embarcada para enviarla por mar hacia Estados Unidos y Europa. “Oveimar” seguía las indicaciones que le suministraba vía telefónica “Orland”, quien le advertía de la presencia de fragatas de la Armada colombiana en el océano Pacifico, lo que impedía la salida del alcaloide a Ecuador. “Oveimar” trazaba una nueva ruta y contactaba a “Edward” para que desde Bahía Solano o Juradó, en el departamento de Chocó, enviaran en lanchas rápidas tipo Go-Fast la droga hasta Panamá. “Edward” ofrecía dinero a motoristas y pescadores para que movilizaran la droga en pequeñas embarcaciones hasta Panamá, para evitar la pérdida del alijo. Él viajaba en otra embarcación y supervisaba la entrega. “Narcizo” y “Harold” eran los responsables de mover la droga que salía desde los invernaderos en Caloto, Miranda y Corinto, en Cauca, a través de trochas y vías alternas. Para evitar los controles de las autoridades enviaban a una persona delante de los vehículos, que avisaba y aseguraba el despeje de la vía. Algunas veces la sustancia era transportada a lomo de mula en mercados, remesas y carga de víveres. (I)