Seguidores de Julio Jaramillo lo reviven a 40 años de su muerte

Un homenaje diplomático tuvo Julio Alfredo Jaramillo Laurido, la mañana de este viernes, con los actos que conmemoraron el cuadragésimo aniversario de su muerte. ‘Jaramillistas’ como se declaran sus más de 50 fanáticos, entre colectivos y coleccionistas locales y de otros países, se reunieron durante una romería realizada en la puerta 13 del Cementerio General, en un ambiente en que la música y la poesía revivió al ‘Ruiseñor de América’. “Julio no ha muerto, es inmortal para nosotros”, manifestó Víctor Hugo Arce, director del grupo cultural Julio Jaramillo, colectivo que título a este tributo ‘40 años de inmortalidad’. Integrado por 120 personas de varios países del continente americano comparten el gusto por el estilo que plasmó el artista y sus grabaciones, que suman aproximadamente 3 mil canciones, de géneros como el bolero, vals, balada, pasillo, polca, mambo y hasta rock. “Tenemos como objetivo dar a conocer el legado que dejó Julio, dando a conocer todas las canciones que tuvo, no solo las 400 canciones que grabó acá, sino que muchas más”, señaló este artesano, de 52 años, que dice conocer 2.903 temas y que “todavía seguimos buscando más”. Charlas en honor al ‘ídolo’ A las 08:45, fanáticos de Jaramillo se fueron apostando frente al mausoleo y a un afiche parecido a un escenario con la figura del ‘Ruiseñor’. Este fue muy usado por los visitantes para hacerse autorretratos con sus móviles. María Elena Pizarro fue la primera en colocar un ramo en el mausoleo. “Le traigo flores todos los años en su cumpleaños y para esta fecha como una promesa, porque desde pequeña veníamos con mi padre que era buen amigo de Julio”, dijo la fan, de 62 años. Hamilton Salazar fue otro ‘Jaramillista’ que asistió al encuentro. Cuenta que forma parte de un quinteto de coleccionistas entre los cuales se destaca el colombiano Henry Puertas, del que asegura ser el más completo por atesorar más de 3 mil piezas de la discografía de Jaramillo.

Ceremonia protocolaria El mausoleo donde se erige un busto de Jaramillo fue como de costumbre el escenario para recibir la ofrenda floral prevista a las 09:00, como parte del programa. A esa hora los jóvenes cadetes de la Academia Naval Visión realizaron una calle de honor en la que los directivos del grupo cultural caminaron junto a una imagen de J.J. con su antigua guitarra. Las palabras de Arce aperturaron el acto que minutos después fue musicalizado por la Banda Blanca de la Armada Nacional, con Guayaquil de mis amores. Una interpretación instrumental coreada por muchos de los asistentes. La abogada Carlota Flores Zavala fue la primera en declamar un poema escrito por Julio Flores y fue seguida del periodista José Gorotiza, quien realizó una breve semblanza del extinto cantautor. ‘Romance de mi destino’ fue la siguiente canción del corto repertorio que desarrolló la Banda Blanca previo a su partida. Esta desató lágrimas entre algunas señoras que cantaban inspiradas el tema escrito por Abel Romeo Castillo y plasmada al pentagrama por Gonzalo Vera. La aparición de Nancy Arrollo, viuda de Julio Jaramillo, distrajo la atención de los visitantes. Familiares y conocidos la llevaron por el camino de honor al pie del mausoleo donde agradeció al público presente. “Doy un especial agradecimiento a la banda de cadetes y a quienes nos acompañan año a año en conmemoración al hombre más querido del continente Americano”, expresó la venezolana, de 71 años. Arroyo recordó que en octubre del año pasado, viajó a Miami y compartió con el alcalde Jaime Nebot, el reconocimiento póstumo que recibió su esposo al entrar al Salón de la Fama. “Espero que el próximo año en el natalicio de él, en octubre, nos podamos encontrar para que sigamos recordándolo. Les estoy muy agradecida desde el fondo de mi corazón”, comentó la viuda. Alonso Montero, considerado un émulo de J.J., fue el primer cantante en deleitar con Llora guitarra, de los varios que rindieron tributo al ‘Ruiseñor de América’. (I)