Bolivia advierte que mantiene su lucha por el mar pese a fallo adverso

El Gobierno boliviano advirtió de que mantiene su lucha para lograr que Bolivia tenga una salida soberana al océano Pacífico, como un derecho irrenunciable para el país pese al fallo adverso de La Haya en su demanda contra Chile. El presidente Evo Morales dejó claro que su país “nunca va a renunciar” para salir del enclaustramiento al que le condenó la pérdida de 120.000 km2 de territorio, entre ellos sus 400 km de costa, en la guerra del Pacífico, en el siglo XIX. “No hay obligación, pero hay necesidad” de negociar, apostilló en una breve declaración, invocando el artículo 176 del fallo de la CIJ, que invita a las partes a “continuar su diálogo” en un “espíritu de buena vecindad” para abordar el “enclaustramiento de Bolivia.

“Pese a este rechazo, el derecho de Bolivia al acceso soberano sigue vigente, es irrenunciable, será siempre irrenunciable”, proclamó el vicepresidente Álvaro García Linera, en una comparecencia en la sede del Gobierno boliviano en La Paz. Reconoció la tristeza por la sentencia del tribunal de Naciones Unidas, que determinó que Chile no está obligado a negociar, en contra de lo que pedía Bolivia, pero valoró una serie de aspectos en “positivo”. Al respecto, destacó que la Corte citó en su fallo que Bolivia nació como país con unos cuatrocientos kilómetros de costa, que luego perdió en 1879 en una guerra con Chile, y que el tratado de 1904 firmado por ambos países tras aquel conflicto “no ha resuelto todos los temas pendientes”, como el acceso al mar. Aunque la sentencia “cierra una puerta”, a juicio del Ejecutivo boliviano abre otras al invocar “mecanismos y procedimientos de Naciones Unidas” para la solución pacífica de conflictos entre Estados, añadió. “Bolivia sabrá escoger los mejores mecanismos”, aseveró García Linera. La Corte Internacional de Justicia de La Haya rechazó este lunes 1 de octubre la demanda de Bolivia que buscaba obligar a Chile a negociar un acceso soberano al océano Pacífico. Con 12 votos a favor y 3 en contra, el organismo internacional desestimó todos los argumentos presentados por La Paz para el reclamo. “La República de Chile no contrajo la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el estado plurinacional de Bolivia”, dijo el presidente de la corte, Abdulqawi Ahmed Yusuf. Tras desmontar uno a uno los argumentos presentados por Bolivia, los magistrados urgieron no obstante a ambas partes a “continuar su diálogo” en un “espíritu de buena vecindad” para abordar el “enclaustramiento de Bolivia”. El Tribunal de la Haya pone fin así a cinco años de incertidumbre. La demanda de La Paz databa de abril de 2013, pero sus bases se remontan hasta el Tratado de 1904, que selló la pérdida de 120.000 km2 de territorio, entre ellos los 400 km de costa, por Bolivia en la Guerra del Pacífico (1879-1883) ante Chile. La Paz aseguraba que Chile no cumplió con sus promesas y obligaciones suscritas y que en varias ocasiones hubo acercamientos para negociar un “acceso soberano”, como un corredor terrestre y un puerto bajo su control. La sentencia supone un duro revés para Evo Morales, que aspira a postularse a un cuarto mandato y que, algo poco usual en jefes de Estado, estuvo presente en el Palacio de Justicia de La Haya durante la lectura del fallo, al igual que hizo durante los alegatos orales en marzo. El tema es altamente sensible en ambos países, que sólo tienen relaciones a nivel consular desde 1978 tras un fallido acercamiento. Chile, cuyo presidente Sebastián Piñera siguió el fallo desde Santiago, siempre ha rechazado la demanda por considerar que debe imperar el derecho internacional que regula los tratados como el de 1904, que reconoce a Bolivia el libre uso de puertos chilenos. Actualmente, Bolivia llega al Pacífico a través de los puertos chilenos de Arica y Antofagasta, y tiene gratuidad de almacén de un año para importaciones y de 60 días para envíos. (I)