Cómo prevenir los efectos de la radiación ultravioleta en los ojos

Los ojos son aproximadamente 20 veces más sensibles a la radiación solar en comparación con la piel.

Al ser Ecuador un país que recibe la radiación ultravioleta de una manera perpendicular por su ubicación geográfica, los rayos llegan de forma directa, provocando que el riesgo sea más elevado a sufrir alguna patología por la exposición constante al sol.
Qué es la radiación ultravioleta

Se denomina así a la radiación electromagnética que es invisible al ojo humano pero que es parte integrante de los rayos solares. Esta radiación UV se mide en ondas que son las que pueden llegar a provocar un gran daño a la visión, si hay una larga exposición.

La especialista de Clínica Andes Visión, Dra. Ana María Brutto, explica que los síntomas más frecuentes que determinan una patología ocular por efectos del sol, son: presencia de ojo rojo, lagrimeo, visión borrosa, dolor ocular en especial en áreas muy iluminadas. Si una persona presenta cualquiera de estos síntomas, es recomendable visitar al oftalmólogo para que realice una revisión exhaustiva del área ocular y pueda confirmar los daños por el efecto del sol.
Problemas en la salud visual de la radiación ultravioleta

Piel de párpados: presencia de enrojecimientos, ampollas, dolor y crecimiento de lesiones tumorales.

Conjuntiva: inflamación, enrojecimiento, dolor y en algunos casos secreción. Así también la presencia de carnosidades que pueden ir en aumento.

Córnea: lesiones de la capa más externa de la córnea, que se encarga de actuar como una barrera protectora, lo que provoca lagrimeo, ojo rojo, dolor intenso y edemas.

Cristalino: se generan alteraciones de las proteínas de esta estructura y esto deriva en una catarata.

Retina: genera lesiones que pueden ser fotoquímicas que son un factor desencadenante para el desarrollo de degeneración macular relacionada con la edad, o lesiones térmicas que generan alteración de las neuronas encargadas de la percepción de los colores y el detalle, además de la despigmentación de algunas células que se encuentran en esta estructura.
Importante prevención

Utilizar gafas o lentes certificados con protección de 80% UV. “Adquirir gafas en lugares que garanticen la efectividad de protección es fundamental para asegurar la protección del ojo. La existencia de un filtro de protección impide el paso de los rayos dañinos a las capas superficiales y al interior del ojo”, dice la especialista de Andes Visión.
Evitar los rayos solares entre las 11h00 y las 16h00, ya que sobre todo en la zona ecuatorial es el horario en el que los rayos solares caen perpendicularmente volviéndose más perjudiciales.
A pesar de que el día esté nublado, es importante utilizar las gafas de sol, ya que las nubes dejan pasar más del 90% de la radiación ultravioleta.
Usar gorras y paraguas para protegerse del sol porque es un buen filtro para evitar los efectos de la radiación.
Al realizar actividades en la playa, montaña y especialmente en la nieve conviene extremar las precauciones pues estas superficies llegan a reflejar hasta el 80% de la radiación UV (agua 10%, arena 15%, mar 25%, nieve 80%) y pueden provocar patologías severas.
Visitar al oftalmólogo por lo menos una vez al año. (F)