Ministerio de Salud compró paracetamol a un precio 25 % mayor que sus hospitales y distritos

Sofía López compró el martes una caja de 100 tabletas de paracetamol de 500 mg a $3,20 en una distribuidora de Guayaquil. A razón de $0,03 cada pastilla de marca, no genérica. “Para todo recetan paracetamol”, dijo. Sin embargo, el Ministerio de Salud Pública (MSP) adquirió el mismo fármaco, al por mayor, con un precio superior en el 25 % ($650 000), según los registros del Servicio de Contratación Pública (Sercop).

El MSP, que no concedió una entrevista, compró 52 millones de tabletas a un costo de $0,04 a Nutrimed Ecuador S.A., firma contratada el 21 de abril por $2,2 millones. Tres días después, según el gerente Mario Paredes, hicieron la entrega del fármaco -importado en septiembre pasado- a las bodegas de la Coordinación Zonal 8.

“$0,0425 fue ofertado atendiendo nuestra estructura de costos generales, como cualquier empresa”, dijo Paredes.

No obstante, algunos farmacéuticos afirmaron que ese precio es “excesivo”. “Por el volumen debía darse al menos a $0,02”, dijo un distribuidor con 30 años en el negocio. Mientras, Miguel Palacios, director de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos, dijo que si contrataban a uno de sus agremiados, el precio “hubiese sido menor”.

En el mismo proceso del MSP, un miembro de la Asociación ofertó un precio de $130 000 menos, pero no calificó por falta de un certificado y demora en la entrega.
En los registros del Sercop hay catorce entidades que adquirieron las tabletas de 500 mg de $0,02 a $0,05. La compra total fue de $2,3 millones.

El hospital de Macas compró al costo más bajo, a $0,02, las 33 000 pastillas a Representaciones Molina Herrera. Su gerente, Ricardo Molina, dijo que tenía ese stock antes de la crisis. Mientras, un distrito de Loja lo obtuvo a $0,03 del proveedor Biotecnología.

Celia Andagama, gerente de la firma, cuestionó que en estos meses hubo especulación: “Se vendía a $0,06, $0,07, fue terrible. También depende de la conciencia de cada uno, yo vendí al precio de siempre hasta que se agotó”.

El hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, que no aceptó una entrevista, también pagó $0,04 en su compra de 1,3 millones de pastillas. Otros, como el hospital del Guasmo Sur, un centro de salud de Cotacachi y un distrito de Marcelino Maridueña cancelaron $0,05, el tope permitido por el Consejo de Fijación y Revisión de Precios de Medicamentos.

Pero en estas compras, cree el director de la Alfe, no se habría exigido el 15 % de descuento que por ley deben hacer los laboratorios y distribuidores a las entidades públicas.

Otras presentaciones del fármaco, de 1 gramo, en gotas y en líquido, se adquirieron por $598 353, que suman $2,9 millones en todas las compras de paracetamol. El hospital Vicente Corral Moscoso pagó por las pastillas de 1 gramo $0,65, mientras el Fuerte Militar Gualaquiza las compró a $0,16. “Se observó la mejor calidad y al más bajo precio que existía en el mercado”, justificó el hospital de Cuenca.
El paracetamol en gotas, de 30 ml, lo adquirió el hospital Julius Doepfner en $0,97 y el Gobierno Parroquial de Chumblin pagó $1,63. Y en una misma institución también se adquirió en dos precios: el hospital del Guasmo Sur compró el paracetamol liquido de 10 mg (frasco de 50 ml) a $9 y luego a $4,50. El gerente, Álvaro Ponce, alegó que la Fiscalía y Contraloría investigan las compras del centro y no dio entrevista.

El frasco de 100 ml, este hospital lo compró a $8,38 y $10, cuando los hospitales de Macas y Ángela Loaiza pagaron $ 1,25 y $2,25, respectivamente.

Medicamentos tienen efectos colaterales
El paracetamol es un analgésico y antipirético que se usa para el dolor y bajar la fiebre. Y a pesar de que es un fármaco que tiene menos efectos secundarios, si se administra en exceso puede afectar al organismo, explicó Washington Ladines, expresidente del Colegio de Médicos del Guayas, docente y especialista con 36 años de experiencia.
“Puede incidir en el deterioro pulmonar y lesionar el hígado”, sostuvo Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, sobre los efectos colaterales de tomar de este medicamento sin control. Un adulto, aseguró, puede tomar hasta 4 gramos al día.
Francisco Tama Viteri, médico internista e investigador, aseguró que para tratar el COVID-19 no es beneficioso el paracetamol, porque –según un estudio de observación que realizó durante esta pandemia– este fármaco (desde la dosis de 300 mg) comienza a consumir una proteína (glutation) del hígado y de los pulmones, ocasionando la evolución acelerada de una neumonía tratable ambulatoriamente a una grave que requiere de hospitalización.
Esta proteína (glutation) se recupera con determinados alimentos, pero como los pacientes contagiados con este virus pierden el apetito y, en algunos casos, presentan diarrea, no tienen cómo reponerla.
“Se ha observado que en procesos antinflamatorios pulmonares, (el paracetamol) descompensa a los pacientes asmáticos y con bronquitis crónica”, aseguró el especialista con 40 años de experiencia.
Tama recomendó reemplazar el paracetamol por, por ejemplo, dipirona o metamizol.
“No hay medicamento exento de riesgo, hay que evitar el exceso y automedicarse”, refirió Washington Alemán, infectólogo que lidera la mesa técnica de salud del cabildo de Guayaquil.
Ladines añadió que se puede hidratar bien al paciente, mientras que Tenorio agregó que los contagiados con el virus deben tomar acetilcisteina, que ayuda a fluidificar las secreciones espesas de los bronquios.

Proveedor del IESS y MSP con holding
Las empresas NutrimedEcuador S. A. y Fresenius Kabi encabezan el top de contratistas para la compra del fármaco paracetamol durante la pandemia por COVID-19, y ambas han tenido como socio común a Mario Paredes Álava, un empresario elegido con frecuencia en las contrataciones de los hospitales del Ministerio de Salud y del IESS desde el Gobierno anterior.
Las dos empresas han manejado casi $9 millones en contratos del IESS, mientras que del Ministerio de Salud el monto supera los $15 millones, según los registros del Sercop, en el periodo 2012-2019. En este lapso, la Corporación Medisumi cambió de nombre a Fresenius Kabi y Paredes cedió las acciones que tenía en Medisumi.
“En junio del 2014, los accionistas de Medisumi vendimos el 100% de nuestro paquete accionario a dicha multinacional alemana”, dijo Paredes, quien es dueño de VPPA Holding S. A., empresa socia de otras con las que también ha participado y ganado contratos de salud en el país, entre ellas Phamadial y Global Surgical.
En Nutrimed figura como proveedor principal el contratista Giovanny Moreno Córdova, un exfuncionario de la Dirección de Salud del Guayas y quien ha recibido en la actual emergencia por COVID más de $300 000 en compras de medicamentos para el hospital general Guasmo.
“Comercializadora Nutri med fue constituida en diciembre del 2014 y logró su primera adjudicación de un contrato en octubre del 2016, dentro de la subasta Inversa Corporativa de Medicamentos, que incluso fue promocionada por el Ecuador en países como India, China, Corea del Sur” afirmó Paredes.
El Holding de Paredes también incluye a la compañía de Servicios Empresariales Lecompre S. A., que en 2018 le prestó servicios a Nutrimed por $1,2 millones y por honorarios profesionales otros $ 1,5 millones.
Lecompre S. A. tiene inversiones en Panamá por $1,2 millones y es beneficiaria de más del 40 % del proyecto inmobiliario Nuevo Samborondón. (I)