Nuevas reglas para los partidos y movimientos políticos en sus procesos de democracia interna

Quito –
Las organizaciones políticas deberán preparar sus procesos de democracia interna para las elecciones generales de febrero del 2021 con nuevas reglas relacionadas con la inclusión de mujeres como cabezas de lista en el 15 % y el uso de mecanismos virtuales para realizar sus asambleas o elecciones primarias, debido a la pandemia del COVID-19.

Ayer, el Consejo Nacional Electoral (CNE) aprobó el reglamento de Democracias Internas, en medio de la división de sus cinco consejeros, cuyo debate estuvo marcado por descalificaciones y reclamos.

El tema que centró la discusión fue el de la inclusión de las mujeres como cabezas de lista y la presencia de los jóvenes, temas que establece el Código de la Democracia con las últimas reformas legislativas.

Al iniciar el pleno se recibió a Francisca Morejón, integrante de la Red de Mujeres Políticas del Ecuador (Rempe), quien pidió responsabilidad en la elaboración de la norma.

“Nos estamos jugando en un reglamento la claridad de las disposiciones políticas. Los reglamentos son herramientas pedagógicas, para la aplicación de la ley y evitar inducir a errores a las organizaciones políticas”, dijo.
El Código establece que las listas de candidatos deben estar encabezadas por el 50 % de mujeres y el 25 % de jóvenes. Esta disposición debe aplicarse de forma progresiva en los siguientes procesos electorales, pero en el de las elecciones de febrero próximo debe alcanzarse el 15 % de inclusión de mujeres.

El consejero Luis Verdesoto reclamó que el articulado fue elaborado por la presidenta del Consejo, Diana Atamaint, en conjunto con representantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sin organizaciones de la sociedad civil. Además, que el articulado es “machista”, pues estimula procesos “concentradores”.

Esto disgustó a Atamaint, quien lo acusó de estar “mintiendo”, porque el reglamento se construyó con varias organizaciones y no solo con la ONU.

Verdesoto la increpó que lo calumniaba y que está grabado quiénes participaron en la elaboración del texto.

Atamaint le respondió: “¡El único mentiroso es usted, que con su ego busca desprestigiar el trabajo que estamos haciendo!”.

Acusó también a Verdesoto y al vicepresidente, Enrique Pita, de ahora reclamar por los derechos de mujeres “cuando en su vida no han hecho absolutamente nada”.
Pita rechazó la afirmación y le recordó que tiene “esposa, hijas, madre, hermanas y nunca en mi vida faltaría el respeto a las mujeres”.

En todo caso la norma establece que los partidos y movimientos políticos deberán cumplir “con al menos el 15 % de mujeres en la cabeza de sus listas” y el 25 % de jóvenes.

Las listas o directivas podrán iniciar con el mismo género o de forma alternada. Por ejemplo: mujer y su suplente mujer, u hombre-hombre; mujer y su alterno hombre, u hombre-mujer. Y en el caso de impares, estará encabezada por una mujer, y alternará con hombres.

Se incluyó una disposición para que las agrupaciones realicen sus procesos de democracia interna a través de medios telemáticos mientras dure la pandemia del COVID-19. Pero deberán implementar “un software o sistema informático promoviendo los principios del sufragio”.

Sin embargo, se aclaró que la proclamación y aceptación de precandidaturas de postulación popular “es expresa, indelegable y personalísima, y se realizará en unidad de acto en el plazo de 10 días de efectuada la elección, ante los delegados del Consejo Nacional Electoral, en las oficinas de la Dirección Nacional de Organizaciones Políticas tratándose de dignidades nacionales; en Delegaciones Provinciales Electorales, para el caso de dignidades a nivel local; y, en las oficinas consultares en el exterior, para la dignidad de asambleístas en el exterior.

Esta norma se aprobó con los votos de los consejeros Atamaint, Esthela Acero y José Cabrera. Enrique Pita y Luis Verdesoto votaron en contra. Verdesoto insistió en que es un texto “machista”, que “atropella los derechos de las mujeres”, porque califica en “bloque” las candidaturas, relegando a las mujeres a espacios donde no puedan ser electas, sobre todo a nivel parroquial.

De acuerdo con el calendario electoral, las organizaciones políticas podrán iniciar sus procesos de democracia interna desde este 9 de agosto. (I)