Pasajeros se molestan y unos buscan burlar los controles de COVID-19 en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil

Pruebas PCR que tenían el mismo número de orden, información que no coincidía, entre otras irregularidades presentaron pasajeros que llegaron de Estados Unidos en el área de control del aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil (JJO) para no pasar los días de aislamiento preventivo obligatorio (APO). Al momento de desembarcar del avión y entrevistarse con los médicos mostraron esos certificados falsos, en que detallaban que la portadora era negativa al COVID-19; sin embargo, se logró detectar esta anomalía y proceder con los exámenes.

Esta fue una de las acciones que realizaron pasajeros para no efectuarse la prueba PCR y el aislamiento respectivo en el Puerto Principal, que al igual que Quito tiene estos protocolos como medidas principales para garantizar que no ingresen personas contagiadas y que se propaguen nuevos contagios del COVID-19.

La obligatoriedad de aislamiento preventivo para no contagiados se levantó el pasado viernes. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional resolvió que ahora el viajero proveniente del extranjero que presente el resultado negativo de la prueba PCR puede acceder libremente al país. Los positivos deberán hacerse la prueba PCR, cumplir el APO por diez días de los catorce que se exigía antes del viernes.

Eso se evidenció este lunes 17. Al menos seis pasajeros que llegaron al JJO en un avión proveniente de Madrid fueron trasladados a hoteles para que cumplan con el periodo de aislamiento.

Medidas de detección del virus en aeropuertos se extienden y otras se amplían en barrios de Guayaquil
Mónica Luna comentó que su sobrina, que vino de Londres y viajó a Madrid para tomar el avión a Ecuador, no pudo presentar el resultado de la prueba PCR porque supuestamente esta no le llegaba por correo electrónico. En tanto que John García cuestionó que los revisores no hayan validado el documento que presentó un sobrino, que tenía fecha 12 de agosto de 2020 y en el que aseguró que constaba que su familiar era negativo para COVID-19. Esperaba que con una nueva prueba su allegado pueda abandonar el hotel
Un funcionario que se encuentra en el área de controles del JJO explicó que hay muchos pasajeros que no llegan con la prueba requerida y se molestan por los controles.

“En muchos aeropuertos de otros países solo les piden una prueba COVID-19, ellos se hacen la de sangre, prueba rápida, pero no la PCR que se exige acá en Ecuador. Se ponen reacios, la gente quiere ver la forma de burlar los protocolos. Entendemos que es un costo para ellos, pero es parte del protocolo preventivo”, dijo.

Añadió que los hoteles están en sectores de la ciudad, en Durán y Samborondón, y van de $2o a $100 la noche.

Coronavirus en Ecuador: Más de 28 000 pasajeros utilizaron aeropuertos locales tras reanudación de operaciones
Autoridades detallaron que es fundamental el control en el JJO, ya que la pandemia sigue en curso. En el registro de julio se movilizó a 35 460 personas en vuelos comerciales, tanto internacionales como domésticos, según registros de la empresa Terminal Aeroportuaria de Guayaquil S. A. (Tagsa).

A más de movilizar a ecuatorianos, el JJO también es un referente para conexión internacional en la región, ya que ciudadanos de países vecinos lo utilizan para poder llegar a sus ciudades que no tienen conexión internacional.

Así lo hizo el seleccionado peruano Jefferson Farfán junto con tres personas más. Tomaron la ruta Moscú-Ámsterdam-Guayaquil y fueron por tierra a Tumbes, en Perú, y de ahí en vuelo interno a Lima, según medios de ese país.
El epidemiólogo Jhonny Real explicó que las personas deben entender que la pandemia sigue en curso y que es vital que se informen no solo de los requerimientos que se exigen tanto en el país de partida como en el de llegada; asimismo, de los protocolos de las respectivas aerolíneas.

“Los pasajeros debemos cumplir requerimientos, esta pandemia está con altibajos, a veces bajan los casos, luego suben”, dijo el doctor, quien hace unos meses se hizo la prueba y estuvo catorce días en un hotel luego de llegar de Madrid en un vuelo humanitario.

Su colega el doctor Francisco Andino indicó que estos nuevos protocolos son más viables de cumplir para pasajeros y también turistas. Sugirió que el Gobierno sí debería dar la PCR en casos excepcionales, que no tengan recursos. (I)