Pitbull imprime sus huellas en cemento para teatro de San Diego

Los Ángeles – Las manos, un pie desnudo, otro con zapato… y los lentes, todo hundido en cemento para la posteridad: el reguetonero Pitbull dejó este viernes sus huellas en el Teatro Chino de Hollywood.

Armando «Pitbull» Pérez acudió a la ceremonia acompañado del actor John Travolta y de su familia de origen cubano.

«De ninguna manera estaría aquí si no fuera por mi abuelita, mi tía, la superheroína de mamá. A mi papá y a toda mi familia que luchó mucho para que yo pudiera tener la oportunidad de nacer aquí en Estados Unidos», dijo emocionado el cantante de 37 años.

«Para todos los latinos allá afuera, siempre pa’ lante, siempre pa’ arriba y no mirar pa’ atrás ni para (tomar) impulso».

La ceremonia coincidió con la salida de una canción para la banda sonora de la película Aquaman, con una versión de África de Toto titulada Ocean To Ocean, que comenzó a ser criticada en redes sociales y medios especializados.

Pitbull ya versionó Murder She Wrote en El Taxi, que en América Latina fue un éxito.

Las huellas del reguetonero, que participó de la ceremonia de apertura del Mundial Brasil-2014, no se quedarán en Hollywood, sino que irán a una filial que el Teatro Chino abrirá en San Diego este mismo viernes, se informó en un comunicado.

Otras huellas las acompañarán para la inauguración, incluidas las de Marilyn Monroe, George Clooney, y el elenco de «Harry Potter», entre otras.

«Quiero que tomen esto como un ejemplo, si alguien te dice que no puedes o que no lo harás, que es imposible» pero «el no se puede es puede, el no hacer es hacerlo, lo imposible es posible», celebró. (I)