Plan Yo me cuido, para remplazar el estado de excepción por COVID-19, genera críticas

Luego del 12 de septiembre próximo, Ecuador enfrentaría la pandemia del COVID-19 sin toque de queda, sin restricciones en la circulación vehicular mediante el último dígito de la placa y sin la intervención de la Policía y Fuerzas Armadas en esos controles, según anticipó este martes 25 la ministra de Gobierno, María Paula Romo, quien junto con otros funcionarios como su colega de Salud, Juan Carlos Zevallos, tuvieron un encuentro con representantes de los medios de comunicación.

Para sobrellevar esa realidad, el Gobierno presentará este miércoles 26 el plan Yo me cuido, que deja a cargo de los ciudadanos el cumplimiento de las medidas de prevención. Esta situación trajo críticas del campo médico, como el del doctor Francisco Andino, miembro de la Mesa Técnica que asesora en salud en Guayaquil.

El anuncio llega cuando en el país ya se registran 109 030 casos de coronavirus, según el informe oficial, y 10 064 muertos, entre confirmados (6368) y sospechosos (3696).

Guayaquil: 60 % de hospitalizados por COVID-19 son de Guayas; hace un mes, solo el 40 %
El Yo me cuido se activaría esa fecha con la no renovación del estado de excepción, que se lo ha venido haciendo desde su vigencia el pasado 17 de marzo. La ministra Romo destacó que ese decreto ya está condicionado por la Corte Constitucional, que es quien lo aprueba y el presente aún no cuenta con su aprobación. Una probable renovación en septiembre ya no sería posible. Entonces, aquellas restricciones sobre prohibición de reuniones y de libre movilización quedarían sin base legal.

La ministra dijo que el toque de queda ya no podrá seguir vigente. Se podría controlar el cierre de establecimientos a determinadas horas con las intendencias y con lo señalado en ordenanzas municipales.

(En vivo) Lanzamiento de la campaña Yo me Cuido y anuncios sobre estado de excepción
Igual en el caso de la restricción de circulación, ya no habría prohibición por el dígito de placas. Romo dijo que los municipios pueden establecer regulaciones de pico y placa.

Como un paso para lo que se vendría luego del 12 de septiembre, a partir del 1 de ese mes habrá cambios en el sistema de semáforo sanitario, que implicaría más días de circulación para vehículos particulares, así como el fin de las restricciones específicas que rigen en 18 provincias, como la ley seca y el toque de queda en horarios más tempranos.

Peligro constante

El epidemiólogo Francisco Andino lamentó la decisión futura de retirar los controles de la fuerza pública como se ha venido dando, pues considera que la situación no está controlada y que la ciudadanía no conoce cómo cumplir a cabalidad las normas de bioseguridad contra el virus.

Andino explicó que el manejo de la epidemia por parte del Gobierno ha sido pésimo, ya que no hay información. Incluso el COE cantonal de Guayaquil debió acudir a medidas judiciales para adquirirla.

“¿Cómo la gente se va a cuidar? Se necesita información para actuar, no tenemos un marco referencial. Lo que hace cambiar el estilo de vida de las personas es la información, la educación… Le aseguro que las personas no saben cómo lavarse las manos, no saben cómo hacer mecanismos de seguridad en sus casas”, afirmó.

Menores de 40 años, mayoría en los nuevos casos COVID-19 en Guayaquil

Añadió que en otros países, como España, por acelerarse han tenido retrocesos. “Todo lo ganado podría tirarse a la basura. No se puede quitar el control porque vemos que la Sierra sigue en rojo, la curva no va a estabilizarse de forma pronta. Allí la temperatura hace que el virus se mantenga en superficies más tiempo. Allí el virus dura más, por ende más días para contagiar. Allá la curva se mantendrá y caerá en repicos”, explicó.

Alertó que esta decisión conllevaría a más contagiados que podrían abarrotar otra vez el sistema de salud pública. “Más contagiados para atender por un personal médico que ni siquiera le han pagado”, dijo.

Calificó como una decisión política sin sustento técnico que llevaría a un desastre mayor del que se vivió en Guayaquil en marzo y abril. (I)

Cifras

  • 54 100 aglomeraciones se denunciaron en el país en la emergencia sanitaria al ECU911. Son fuentes de contagios.
  • 11 153 denuncias corresponden a Quito y representan el 32 % del total nacional, según el sistema ECU911.
  • 137 634 llamadas para quejarse por libadores en espacios públicos o en privados ha recibido el ECU-911.

  • Tareas específicas

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, así como datos del ECU911 señalan un aumento en las cifras de violencia intrafamiliar por el confinamiento y el incremento de delitos. La Policía necesita controlar la delincuencia, dedicarse a su tarea específica, dijo.

Los espacios públicos

En el caso de espacios públicos en diferentes ciudades, por ejemplo, al terminar el estado de excepción, los municipios podrían disponer su reapertura o que estos sigan cerrados como ahora.

Aislamiento obligado

La ministra María Paula Romo ratificó que se da por terminado el programa Aislamiento Preventivo Obligatorio para quienes llegan del exterior y dan positivo para COVID-19. En ese caso, ese aislamiento se daba en hoteles autorizados y con vigilancia policial.

Pasajeros nacionales

Esta semana concluyó la vigencia de la exigencia de la prueba obligatoria de COVID-19 para los pasajeros nacionales que llegan o salen de Guayaquil. La alcaldesa Cynthia Viteri dijo el lunes que esperaba su renovación.

Contagios en feriado

Según el informe oficial de este martes 25, el número de contagiados el 10 de agosto pasado, el último de los cuatro días del último feriado, subió a 541. En el informe previo, del lunes, eran 448. Igual sube la cifra de los otros días, con una tendencia a superar los promedios de 504 cada día de la semana que antecede.

Hay picos, cita ministra

Sobre el aumento de casos en el feriado, la ministra María Paula Romo, señaló que no solo en feriados, sino que se da cuando hay marchas y otras concentraciones.(I)