Un exjuez con orden de prisión

El presidente de la Corte de Justicia del Guayas, Alfonso Ordeñana, acogió el pedido de la Fiscalía y dictó prisión preventiva para el exjuez que modificó la sentencia de alias ‘Rasquiña’, considerado jefe de la banda delictiva Los Choneros. El exjudicial, que responde a las iniciales de José Gerardo T., es indagado por presunto prevaricato.

Todo comenzó el 7 de febrero del 2019. Ese día, el juez ahora procesado revisó la sentencia de 20 años que en el 2018 había dejado en firme la Corte Nacional de Justicia, el máximo organismo judicial.

Tras analizar el caso, el exfuncionario habría modificado la sentencia en firme y ejecutoriada, al reducir la pena a ocho años. Lo hizo considerando un recurso de garantías penitenciarias denominado “rebaja de pena por ley más benigna”.

Esa reducción permitió que ‘Rasquiña’ saliera libre el 6 de junio pasado, pues pidió la prelibertad, dado que ya había pagado más del 90% de la condena (la de ocho años), que le fuera establecida por coautoría en un crimen.

El exjuez José Gerardo T. es investigado por la Fiscalía como posible autor del delito de prevaricato, que tiene una sanción de tres a cinco años de prisión.

El juez Ordeñana dispuso un plazo de 90 días para que la Fiscalía concluya sus investigaciones. También dispuso que la Policía Judicial ubique y capture al ex Magistrado.

¿Es legal modificar una sentencia del más alto tribunal del país? El 23 de abril pasado, Fausto Murillo, vocal del Consejo de la Judicatura, respondió esa duda planteada.

El funcionario dijo en esa ocasión lo siguiente: “En este caso existe una sentencia de 20 años que pasó en autoridad de cosa juzgada. Esa sentencia (la de 20 años) es inamovible en estricto derecho y en eso tienen que basarse los jueces. Nosotros (Judicatura), como órgano administrativo, no podemos tomar decisión al respecto. Pero, como abogados, sabemos que la cosa juzgada es inamovible”.(I)