Se incrementan ventas de búnkeres para el fin del mundo.

Los refugios de alta seguridad siguen construyéndose a lo largo y ancho del planeta. En muchos casos se trata de enormes viviendas de lujo, que incluyen acabados de última generación, solo accesibles para unos pocos.

Son varias las empresas que se dedican a la construcción y adaptación de búnkeres de lujo. Sus clientes forman parte de la élite mundial y al parecer están realmente interesados en adquirir algún bunker en el que poder refugiarse si sucediera una catástrofe. En este sentido, Gary Lynch, gerente de la compañía Rising S Company, asegura que las ventas de búnkeres se han disparado 1000% 🤯 para unidades que van desde $ 40,000 a $8,5 millones, después de que Rusia invadiera Ucrania.

Estas estructuras son capaces de mantenerse en pie ante cualquier situación, evitando los riesgos personales. Los empresarios aseguran que un búnker puede ser beneficioso ante una pandemia mundial, la Tercera Guerra Mundial o el impacto de un asteroide, por ejemplo.

Algo curioso es que las compañías que diseñan y construyen estos búnkeres ofrecen todo tipo de alternativas a sus clientes. Es posible elegir entre un búnker personal o una completa comunidad, que se acerca bastante más a la vida real. Estos últimos búnkeres funcionan como enromes urbanizaciones subterráneas, e incluyen servicios de lujo inimaginables.

Aquellos que buscan algo mucho más lujoso pueden optar por el búnker Vivos Europa, ubicado en Alemania. El refugio está tallado en la roca y cuenta con 34 residencias a las que se le puede incluir una segunda planta. Vivos entrega los refugios vacíos para que el propietario elija cómo equiparlo. Las opciones que plantean son muchas, ya que es posible incluir piscina, sala de proyección, gimnasio, etc.

Fuente: El Economista